La calibración supera la ficción

Como ocurre con la gran mayoría de los equipamientos mecánicos e informáticos en general, el uso diario que soportan a consecuencia del elevado ritmo de trabajo de las industrias perjudica y deteriora paulatinamente sus funciones.

A este “estrés” hay que añadir otra clase de factores que pueden influir de forma negativa, como son el propio envejecimiento de las máquinas o los cambios de temperatura, por citar algunos. Una serie de inconvenientes que acarrean que, poco a poco, se vaya perdiendo confianza en la calidad del producto, ya que nadie asegura que no haya peligro durante su uso.

Calibrar es seguridad

Con el objetivo de evitar este tipo de circunstancias adversas se lleva a cabo un proceso llamado calibración. Se trata de comparar lo que indica la máquina con lo que debería indicar de acuerdo a su patrón de referencia. Por esta razón, el procedimiento de calibración aporta una seguridad especial a los productos y servicios que ofrecen las empresas, ya que ratifica que las especificaciones propias de los equipos con los que trabajan están correctamente preparadas para asegurar el buen funcionamiento del proceso de producción.

La labor de calibración debe responder además a unos requisitos propios de calidad que garantice la fiabilidad y trazabilidad de las medidas. Dependiendo de cuáles sean los detalles específicos de calidad, se suministra una certificación anual o bianual del sistema. Esto ocurre también a la hora de seleccionar un sistema de alineación láser. Y es que la habilidad de verificar la precisión de la calibración es significativa en cualquier sistema de medición.

Para llevar a cabo esta misión se mide el desplazamiento del láser de la misma forma que se produciría en una medición rutinaria, es decir, desplazándolo en pequeños incrementos y comparándolo con indicadores de desplazamiento calibrados. Se realiza un gran número de mediciones en cada detector. La exactitud de la construcción del sensor de desplazamiento angular (inclinómetro electrónico) también se verifica. A partir de aquí, y con ayuda de un software específico, se calcula el porcentaje de error de cada medición de posición.Nuestros sistemas de alineación no necesitan calibración. ¿No?

Resulta habitual encontrarse con este tipo de afirmaciones tajantes. Lo que no implica que sean ciertas. Es más, los sistemas de alineación láser no son diferentes del resto de sistemas de medición, por lo que, cuando hay que confirmar su precisión, hay que saber calibrarlo de forma adecuada y certificada.

Es el caso de Prüftechnik y sus sistemas de alineación láser, un proceso de producción que cumple rigurosamente con la norma ISO9000. Siguiendo la idea del refrán popular ‘más vale prevenir que curar’, calibrar a tiempo puede garantizar años de resultados precisos.

Anuncios

Acerca de PRUFTECHNIK_ES

PRUFTECHNIK_ES
Esta entrada fue publicada en Calibración y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s