La unión hace la fuerza

El mantenimiento industrial es una disciplina que va modernizándose y cambiando sus procesos conforme avanzan los años. Un desarrollo frenético que se debe especialmente al incremento de activos físicos como plantas, maquinaria, equipos o edificaciones que deben ser mantenidos periódicamente en cada parte del mundo.

En este sentido, los nuevos métodos de mantenimiento tienen que responder a las expectativas que se generan a diario, donde se incluye una exigente conciencia en cuanto a seguridad y respeto al medio ambiente. Además, a estos requisitos se suman la minuciosidad en la calidad del producto y la confiabilidad en la producción.

¿Qué es la confiabilidad?

Una parte esencial para que todo este proceso siga su rumbo correcto lo abarca el concepto de confiabilidad en las máquinas, es decir, la probabilidad de completar una función designada en un tiempo determinado. En la industria siempre está presente el dilema sobre si funcionará o no una máquina o proceso cuando se necesite. El concepto de confiabilidad se contrapone, de esta forma, a la frecuencia de fallo.

Por tanto, reduciendo la frecuencia de fallos mejora la confiabilidad y se reducen los tiempos de paradas. Es común encontrar en la industria una serie de causas que propician una baja confiabilidad en la máquina. Los motivos pueden ser varios:

  • Falta de monitorización de condiciones.
  • Operación inadecuada en el mecanismo.
  • Mala instalación o puesta en marcha del sistema.
  • Recambios inadecuados.
  • Incorrecta planificación del mantenimiento y sus revisiones.

Efecto dominó

En la mayoría de los casos, el responsable de la confiabilidad de las máquinas o procesos es el departamento de mantenimiento, aunque en la práctica sólo es un actor más en toda la actividad de una industria. En ella se ven implicados diferentes agentes, produciendo una cadena cuyos actos dependen unos de otros:

El departamento de Marketing determina la oferta de productos y sus plazos; el de Ventas, los tiempos y su producción según las expectativas de los clientes. Estas expectativas y los plazos fijan el tipo y duración de los ciclos de producción que, a su vez, determina los patrones de desgaste y roturas de las máquinas, lo que termina afectando a la frecuencia de fallos en las máquinas.

Incluso hay que añadir más factores en la mejora de la confiabilidad como los procedimientos de operación, la calidad de las compras de recambios y el funcionamiento de la máquina de acuerdo a su diseño.

La forma más efectiva para mejorar la confiabilidad de una planta es la creación de una estrategia que involucre a todos los departamentos en torno al cumplimiento de unos objetivos claros. De esta forma será posible planificar la producción teniendo en cuenta procedimientos, recursos, recambios y personal.

En el marco de toda esta interconexión estratégica entra en juego la monitorización de condiciones de las máquinas, que supondrá una parte esencial para evaluar y ajustar los objetivos del plan programado en un inicio. Y es que la confiabilidad de la maquinaria involucra a todos los agentes implicados en la planta, incrementando la responsabilidad y compromiso de cada uno de ellos.

Anuncios

Acerca de PRUFTECHNIK_ES

PRUFTECHNIK_ES
Esta entrada fue publicada en Confiabilidad y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s